noviembre 03, 2006

Que no se acabe el Pumalín


Nos pareció excelente que el ministro de Obras Públicas, Eduardo Bitrán, se reuniera este jueves con Douglas Tompkins, dueño del santuario de la naturaleza en Pumalín, para acordar los términos de las compensaciones a que tiene derecho el privado por el uso de sus tierras para construir un tramo de la Carretera Austral.
Claro que hay que compensarlo, por el pedazo de tierra (que serán 100 kilómetros de largo por 6 metros de ancho) en el que se hará la carretera, la cual, se espera, no sea foco de mal uso, mal trato y abuso y extinción del parque natural que ha cuidado con celo el señor Tompkins.
Porque casi se nos salen los ojos cuando oímos a algunos congresistas decir que, por tratarse de "un gringo", había simplemente que expropiarlo, y ya. ?Cómo? ¿Este es el país de ideología liberal, o socialista, o concertacionista, que, en primer lugar es xenófobo, y en segundo lugar irrespetuoso de la propiedad privada?
Eso de expropiar, así como así, no corresponde en una sociedad moderna y respetuosa.
Lo cierto ahora es que la ruta austral no será el regalo del viejito pascuero este año.
Si todo marcha bien (desde los análisis de suelos) las faenas comenzarían por allá en el segundo semestre del año 2008.
Las cosas no pueden manejarse atropellando a los demás.
El señor Tompkins, quien nos merece todo el respeto por confiar en Chile, por invertir en Chile, por decidir venirse a vivir a Chile y porque puso su dinero en Chile, debe ser tratado decentemente.
No al matonaje, como pretenden algunos cavernícolas del Congreso.
¡Bien, ministro Bitrán! ¡Bien, señor Tompkins! ¡Bien, Democracia!

¿Que por qué hablo, yo, Trauco, en plural? Porque es más fraterno, y más participativo ¿ya?

2 Comments:

Anonymous Dulcinea dijo...

Pienso que el Sr.Tompkins no debe necesitar el dinero de la compensación. Sólo creo que se hace respetar como cualquiera y sospecho que utilizará esa plata en adquirir otro pedazo de tierra para convertirlo en un lugar protegido para el mundo.
Y donde puedas vivir tú, Trauco.

8:45 p. m.  
Blogger Trauco dijo...

Eres muy generosa, querídisima Dulcinea, por pensar en mí para tener un sitio dónde vivir, pero debes saber que solo me basta un pequeño punto en tu corazón para yo vivir feliz.

11:54 a. m.  

Publicar un comentario

Alacranea este post:

Crear un vínculo

<< Home

BloGalaxia